Características del juego.

Los partidos se juegan hasta 21 puntos, pero hay que ganar, como mínimo, por dos puntos de diferencia. Existen partidos de dobles y de individuales. El jugador que primero golpea la pelota al iniciarse una jugada es el servidor, y el que lo hace a continuación es el restador. La jugada finaliza cuando se consigue un tanto. En el servicio, el servidor coloca la pelota en la palma de su mano libre, que debe estar a una altura superior a la superficie de la mesa y visible para el árbitro. La lanza hacia arriba , sin efecto, y la golpea al bajar, de modo que toque primero su propio campo y luego, tras pasar por encima de la red, el campo del restador. La pelota entra en juego en el momento de lanzarla el servidor hacia arriba, por lo que cualquier fallo a partir de este momento significa un tanto a favor del adversario. La pelota ha de golpearse con la paleta o la mano que la sostiene.

La mano libre que sostiene la pelota tiene que estar abierta, plana y horizontal, con los dedos rectos y juntos, y fuera de la línea de fondo. En el momento del golpe, la pelota debe estar detrás de la línea de fondo, fuera de la superficie de la mesa. Una vez efectuado el servicio, el restador ha de devolver la pelota por encima de la red y sus soportes, de modo que toque directamente en el campo contrario.

La modalidad de dobles o dobles mixtos presenta ciertas diferencias respecto a las normas generales. El servicio, con la mesa dividida en dos mitades iguales por el trazado de una línea paralela a las líneas laterales, debe efectuarse de forma que la pelota bote primero en el lado derecho del campo propio y luego en el lado izquierdo del campo adverso. Cada componente de una pareja ha de jugar alternativamente con su compañero, y no pueda intervenir dos veces seguidas. La pareja que inicia el juego tiene derecho a designar cuál será el jugador que efectúa el primer servicio; asimismo, la pareja contraria decidirá quien restará el primer servicio. Estas posiciones se cambian en el juego siguiente. En el juego decisivo, al tiempo que se cambia de lado, se cambia también de restador. Si un jugador se coloca de servidor o restador alterando el orden establecido, se procede a subsanar el equívoco, pero se contabilizan los tantos terminados ya, en el orden erróneo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioPublicar comentario